Los hijos que no tuvimos

Los hijos que no tuvimos como metáfora de aquellos sueños incumplidos, las promesas rotas, objetivos sin alcanzar, representados a través niños cadáveres que no llegarán a ser.